La Mediación. Una alternativa a los procesos judiciales

Celebrando un acuerdo de mediacion como alternativa al os procesos judiciales

Decía Mahatma Gandhi que las tres cuartas partes de las miserias del mundo se evitarían si las personas supieran ponerse en los zapatos de los adversarios.

Europa, que ha conmemorado recientemente el día europeo de la mediación, ha ido avanzando en este ámbito. Con el convencimiento de sus cualidades para asegurar un mejor acceso a la justicia, habiendo ganado protagonismo como elemento coadyuvante de la Administración.

La mediación como alternativa a los procesos judiciales

La Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles recoge precisamente este testigo bajo la premisa de que, en una sociedad moderna y compleja como la nuestra, la incorporación de sistemas alternativos basados en la autocomposición y en la neutralidad de un profesional que facilite la resolución de una controversia, resulta necesario para la desjudicialización de determinados asuntos en los que prevalece el interés privado y el principio dispositivo.

La mediación, entendida como la participación de una tercera persona neutral en una disputa o negociación entre dos partes, es muy antigua. Pero su desarrollo como práctica nace en los ’30 en EEUU, como una nueva institución dirigida a la resolución alternativa de conflictos, sobre todo laborales. Los buenos resultados obtenidos hicieron que creciera rápidamente y que se incorporara al sistema legal en algunos estados.

A Europa llega más tarde. La Unión Europea desarrolló una serie de resoluciones, recomendaciones, libros y proyectos de derechos, que dieron lugar a estudios y a su difusión.

En los países en los que se ha implantado, la mediación ha tenido una gran expansión. Y en ello ha tenido mucho que ver las ventajas de la utilización de un sistema diferente al judicial para resolver conflictos.

La mediación como alternativa a los procesos judiciales, supone un ahorro en tiempo y en costes muy considerable. Y la solución al conflicto la construyen entre las partes, sin imposiciones de una sobre otra.

Compartir en: