FAMILIA. SEPARACIÓN Y DIVORCIO

imagen de una familia en la que los padres discuten en presencia de sus hijos

En estas situaciones e importante pensar con claridad. Hay que evitar ¡QUE LA SEPARACIÓN ROMPA LA FAMILIA!

Antes de poner en manos de un abogado procesalista una situación tan emocionalmente compleja, es extraordinariamente útil gestionar el conflicto a través de un abogado experto en negociación o mediación. Éste puede evitar que la situación derive hacia un pleito que tardará muchos meses en resolverse. Y con las implicaciones que puede tener para los menores y el desgaste físico, psíquico, emocional y económico que supone. 

Se ha demostrado estadísticamente que, en España, las situaciones familiares gestionadas a través de la negociación o mediación resultan en acuerdos más duraderos que las decisiones contenidas en las sentencias judiciales. 

Las sentencias judiciales muchas veces se incumplen por alguna de las partes. Y ello, porque los acuerdos son decisiones consensuadas mientras que las sentencias son decisiones impuestas.

En las separaciones, además, del convenio regulador, homologado judicialmente, es conveniente acordar el llamado Plan de Parentalidad. Este documento, pactado por las partes es una extensión del convenio que regula todas las posibles situaciones en las que se puede encontrar la familia tras la separación.  Esta regulación voluntaria evitará malentendidos y facilitará la gestión de las relaciones familiares.

Más información