Mediacion familiar a través del derecho colaborativo

Conciliación privada, Derecho Colaborativo


¿Por qué acudir a la conciliación privada?

Siempre que se hacen valer nuestras demandas por la vía jurisdiccional la solución escapa al control de las partes pasando a depender de la habilidad, técnica y experiencia de su abogado, de la correcta exposición del caso en la sala y la decisión del Juez. Por lo que creer que se tiene razón no garantiza ganar el pleito.

En la práctica colaborativa el mediador acompañará a las partes junto a sus propios abogados a construir una solución al litigio por lo que éstas controlarán todos los aspectos que concurren en la decisión que se adopte. Es decir, siempre ganarán.

Conciliación privada – Derecho Colaborativo

​La diferencia más importante con respecto a la mediación estriba en que los abogados de las partes con su asesoramiento participan en la búsqueda del acuerdo que evite la judicialización del litigio siempre guiados por el abogado colaborativo.

Los abogados colaborativos se comprometen decididamente a que las partes alcancen un acuerdo ya que no representarán en juicio a ninguna de ellas en el caso de que no se alcanzara una solución satisfactoria. De no llegarse a un acuerdo extrajudicial, las partes siempre se puede recurrir a los procedimientos jurisdiccionales con sus propios abogados.

En los casos más complejos se puede configurar una solución con el apoyo de otros profesionales como auditores, psicólogos, médicos, psicopedagogos, etc. según el carácter de la controversia.

Es recomendable en aquellos casos en los que las partes quieren controlar la solución y el tiempo que dure la disputa. Es especialmente aconsejable en cuestiones derivadas del Derecho de familia: divorcios, herencias; disputas en empresas familiares, y asuntos laborales y mercantiles.

La práctica colaborativa supone:

  • Un proceso CONFIDENCIAL controlado por el cliente y asesorado por los abogados de parte. Evitan la exposición en el caso de tratarse de personas conocidas. La confidencialidad abarca la propia existencia del proceso y sus resultados.
  • Un importante ahorro de costes y tiempo en la resolución del conflicto. El procedimiento colaborativo se tramita en un entorno seguro y agradable como son los despachos de sus abogados u otros que los letrados consideren adecuados.
  • Los clientes participan en un procedimiento constructivo y no destructivo de su relación. Retienen el control de la resolución de su conflicto, lo cual reduce la incertidumbre. Se limitan las desventajas del proceso judicial, entre otras, la destrucción de las relaciones, la angustia por los efectos del proceso en los hijos y familia, el estrés por la incertidumbre en cuanto al resultado, la incomodidad por acudir a entornos no agradables como los juzgados, así como por la exposición de los hijos al entorno judicial y a la publicidad que conlleva.
  • Se evitan conflictos futuros o se reducen al establecerse bases sólidas y compartidas en la resolución del conflicto
  • Los honorarios son cerrados para todo el procedimiento.